Posteado por: Diego I. Rosales | 29 enero 2007

La Apuesta

Sir Joseph Noel Paton, Fausto, 1873

FAUSTO.- Si jamás me tiendo descansando sobre un lecho ocioso, perezca yo al instante, si jamás con halagospuedes engañarme hasta el punto de estar yo satisfecho de mí mismo; si logras seducirme a fuerza de goces, sea aquél para mí el último día. Te propongo la apuesta.
MEFISTÓFELES.- ¡Aceptada!
FAUSTO.- ¡Choquen nuestras manos! Si un día le digo al fugaz momento: ‘Detente, eres tan bello’, puedes entonces cargarme de cadenas, entonces consentiré gustoso en morir. Entonces puede doblar la fúnebre campana; entonces quedas eximido de tu servicio; puede pararse el reloj, caer la manecilla y finir el tiempo para mí.
Goethe, Fausto I
Anuncios

Responses

  1. Los pactos con el diablo son algo cool.

    p.d. aunque soy un germanofílico, creo que prefiero el Fausto de Marlowe o, en todo caso, el de Thomas Mann.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: