Posteado por: Diego I. Rosales | 21 agosto 2007

Presencia

“La señora Dézaymeries se levantaba al alba, y después de misa, despertaba a Fabián con un beso, beso que tenía gusto a iglesia, olor a neblina. Y el niño admiraba en los ojos maternales la luz de un país desconocido. Por la tarde, al volver del paseo público, lo llevaba a la Catedral para la Hora Santa. Fabián miraba entonces los labios de su madre, quien sin duda veía a Dios, porque le hablaba animadamente. El aburrimiento de cada segundo pesaba sobre él, pero encerraba una especie de deleite. El niño imaginaba que su mano derecha era una mujer, y la cubría de collares, y los collares eran un rosario. Un sacerdote pasaba bajo un parasol, detrás de un munchacho que hacía sonar la campanilla. En medio de un rumor de sillas, las sombras fieles se volvían hacia esa manifestación de la Presencia. Y cuando la custodia resplandecía entre los cirios, la señora Dézaymeries no se prosternaba: con la cabeza echada hacia atrás, contemplaba a Dios cara a cara.”

Francois Mauriac, El mal, Ed. Losada, 1955, p.9. Traducción de Elvira Riera de Carmelingo

Anuncios

Responses

  1. ¡Amigo! Lo sé: ¡no morirás!

  2. ¡No! Porque quizá muera.

  3. Ok, ok. A veces es bueno mirar a Dios cara a cara.

    Uno nunca sabe lo que encontrará…

  4. Amigo, muy bien Mauriac. Si puedes, saca su libro sobre la pasión (está en la biblioteca de la up) que es genial. Qué belleza, la pluma de este chico. Deberíamos conocerlo más.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: