Posteado por: Diego I. Rosales | 26 noviembre 2009

Zizek, mitólogo y filómito

“La superación filosófica del mito no es un simple dejar atrás lo mítico, sino una pelea constante con (cabe) ello: la filosofía necesita el recurso al mito, no sólo por razones externas, sino inherentemente, para ‘suturar’ su propio edificio conceptual allí donde falla en su intento por alcanzar su núcleo más ínitmo, desde el mito de la caverna de Platón hasta el mito freudiano del padre originario y el mito lacaniano de lamella. El mito es, pues, lo real del logos: el intruso extranjero, imposible de quitárselo de encima, imposible de permanecer del todo cabe ello. Aquí reside la lección de la Dialéctica de la Ilustración de Adorno y Horkheimer: la Ilustración siempre ya ‘contamina’ la ingenua inmediatez mítica; la Ilustración misma es mítica, esto es, su propio gesto fundante  repite la operación mítica. Y qué es la ‘posmodernidad’ sino la derrota definitiva de la Ilustración en su mismísimo triunfo: cuando la dialéctica de la Ilustración alcanza su apogeo, la sociedad posindustrial dinámica, desarraigada, genera directamente su propio mito. El ‘reduccionismo’ tecnológico del ciberespacio (la mente misma es reducida en último término a una ‘máquina espiritual’) y el imaginario mítico pagano de la brujería, de los poderes mágicos y misteriosos, etc., son estrictamente las dos caras del mismo fenómeno: la derrota de la modernidad en su mismo triunfo.”

Slavoj Zizek, Amor sin piedad, pp.19-20.

Me parece que Zizek ha visto que ya el libro del Génesis había visto: la caída. El pecado original no es otra cosa que el fracaso de la Ilustración: “¡Entended, hombres necios, no son absolutos!”, y la Ilustración es el arrogante intento por negar esa frase. O, más bien, una cierta Ilustración. A mi juicio, por ello, solo una concepción racional religiosa del hombre es capaz de asumir esta ‘filomitía’ (culto al mito): seamos francos, la ciencia como ideal, la razón como capacidad eterna es inexistente. Lo que hay, lo que tenemos, es finitud, y necesidad, y precariedad, y Caída.

Por eso hay quien dice que el problema con la modernidad fue olvidarse del pecado original. Es decir, comer ‘manzanas’.

Anuncios

Responses

  1. Estaba leyendo “El siglo de las luces”, es curioso ver los dogmas que tienen en la Ilustración y lo paradójico que es eso.

    Por otro lado, estoy de acuerdo con la lectura de Cavalazzi, hay un video de Zizek en youtube muy bueno y creo que ahí queda más claro eso.

    Salud(os)

    • Recuerdo cuando Zagal me dejó leer esa novela. Me gustó mucho. No he visto ningún video en YouTube de Zizek. Lo buscaré. ¿Hay varios no, a cuál te refieres?

  2. Nota Bene: Sí, ya leí el texto que leíste en Qro, sobre la cuestión del aborto. Pero bueno, me interesan saber tus presupuestos filosóficos, porque los religiosos, los conozco bien.

    • Los presupuestos filósoficos son:
      Epistemológicos: a) Es posible conocer la realidad, de manera limitada, pero es posible. b) Todo juicio debe considerarse siempre como provisional, pero no por ello es imposible predicar de él la verdad.
      Antropológicos: c) La dignidad de la persona es incuestionable, d) la persona debe ser siempre tratada como fin y nunca como un mero medio.
      Éticos: e) Nunca oponer dos derechos humanos igualmente importantes, sino siempre mantener ambos. f) Una sociedad responsable se hace cargo de la posibilidad de toda vida futura.
      Ontológicos: g) Un ente autónomo, sistemático, organizado, con desarrollo teleologico y con identidad propia debe ser considerado un ente distinto de su entorno.

  3. Estoy en total acuerdo con Cavallazzi. Además, sería bueno que nos aclararas eso de “concepción racional religiosa” porque eso suena a modernidad pura.

    Cavallazzi afirma, siguiendo a Adorno y Horkheimer: “El génesis, la finitud y la caída, son tan racionales como la ilustración”, y esa lección ilustrada la reformula la posmodernidad al vehicularla con la hermenéutica, la deconstrucción, el esquizoanálisis y otros, para hacer énfasis en los tejidos plurales de las racionalidades.

    Me interesa sobremanera que explicaras -decía- lo de “concepción racional religiosa” dado que la reflexión y la acción están ligadas y así entender cómo pudiste avalar una modificación en la Constitución y el Código Penal de Querétaro sobre la interrupción del embarazo.

    Abrazo también.

    • Lo de concepción racional-religiosa puede sonar perfectamente a modernidad. Y, de hecho, es bueno -creo- que suene así. Lo que quiero expresar con ese par de conceptos es una idea del ser humano que nazca de la religión pero en la que la razón juzgue el dato religioso. Creo que solamente una concepción venida de fuera -exógena- es capaz de dar cuenta de la Caída. Si te quedas exclusivamente con la razón, entonces no hay un parámetro para mirar que la razón es limitada, pues por ser ella misma razón, no puede mirarse como objeto. En ese sentido, para comprender mejor a la razón es necesario obtener parámetros extrínsecos a ella, y creo que una instancia que podría ofrecerlos es la experiencia religiosa.
      Lo que no veo es por qué esto te hizo recordar el tema de mi apoyo a la reforma constitucional queretana para proteger la vida desde la fecundación.

  4. “Por eso hay quien dice que el problema con la modernidad fue olvidarse del pecado original. Es decir, comer ‘manzanas’.” Al contrario la modernidad es justamente mítica y de eso habla el pasaje citado. Tu lectura de Zizek me es extraña, él se confiensa como un moderno cartesiano un ilustrado a todas sus luces, en breve: hegeliano.

    Su idea no es hacer depender la razón y la ilustración a los mitos, sino decir que son lo mismo. “El mito es, pues, lo real del logos” Al decir esto también se implica lo contrario no solo que la razón es mítica, sino que el mito es racional.

    El genesis, la finitud y la caída, son tan racionales como la ilustración. Justo ese es el relato de la postmodernidad. El valle de lagrimas después del Edén y la postmodernidad son lo mismo.

    Pretender el rescate del mito religioso contra la razón, como finitud y caída es también una narración racional (muy ilustrada por cierto). Pero no darse cuenta de eso es caer en una ideología. (Pretender que hay mito sin interpretación racional).

    Te mando un abrazo. ¡Me da gusto leerte!

    • Cava, gracias por el comento. En primer lugar, quiero excusarme en que mi comentario anexo no pretende ser una explicación de lo que Zizek dice, sino que es agua de mi propio molino, inspirado y motivado por el texto de Zizek.
      Luego. Entiendo la idea de que el mito es racional y de que la racionalidad es mítica. Esa idea me gusta, pues además sugiere la idea de la dialéctica, lo que está muy bien y es bastante sensato. Lo que quiero sostener es lo mismo que tú dices en tu último párrafo: pretendo rescatar el relato religioso frente al racionalismo moderno. Y ya. Y también de acuerdo con lo último: pretender que hay mito sin interpretaciónr acional es algo que trato de expresar con el dúo-dinámico que Sergio cuestionó: una concepción racional-religiosa del ser humano.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: