Posteado por: Diego I. Rosales | 17 diciembre 2009

Crédito

El día de hoy ha llegado mi oficina mi nueva y flamante tarjeta de crédito ‘oro’ de IXE, que es lo mismo pero no es igual. Yo me he puesto orgulloso, orgullosísimo, me he inflado, hasta garbo he cobrado, pero también me he aterrado de mí mismo. ¿A dónde he llegado? ¿De qué he sido capaz? Oh my God!

El crédito -y debo aclarar que lo que diré de él no será nunca su significado económico sino exclusivamente su sentido filosófico- es tener la sensación de que puedo prolongar mi existencia ad infinitum. Y ya. Eso es todo. Hacer más pinche largo mi instante absoluta y pinchemente finito. El crédito es, por eso, sentir que tenemos el poder, el Poder, que Podemos dominar al mundo. O nuestro mundo, nuestro pequeño mundito que a cualquiera daría ternurita. No hay nada más que pueda ser el crédito.

Porque, ¿qué son nuestros deseos sino ganas de tenerlo todo pero al mismo tiempo la motración de que no tenemos idea de lo que es Todo? ¿No son nuestros berrinches la mayor muestra de nuestra finitud?

En el sentido filosófico el crédito es, pues, la estúpida prolongación de nuestras capacidades y el encuentro repentino con nuestras limitaciones, después de haber gozado las mieles crediticias, es decir, vivido sueños dorados y espumeantes pero con el nivel de cruda que dejan doce whiskies sin agua mineral (deuda).

Es definitivo que todos deseamos el crédito. No nos hágamos. Todos amamos comprar, adquirir, tener más ropa, tener más libros, tener más comida, y más rica, tener más qué contar al mundo de nuestros viajes por las Bahamas, Kuala Lumpur y San Juan Chamula. Todos deseamos eso de poder contar que somos regrandes, refuertes, reguapos. Aunque no lo seamos o lo seamos a medias.

El sentido filosófico del crédito se comprende cuando comprendemos que el ‘instante’, que es finito, puede extenderse y sobrepasar su dimensión temporal, y hasta adquirir una dimensión espacial. Es como Carstens, para quien el tiempo depende por completo absolutamente de la cantidad de espacio que ocupa.

Con el crédito nos parecemos a Plastic Man. Nuestros brazos se alargan, nuestras piernas también. La realidad se hace oblonga y entonces nos inflamamos de felicidad y alegría. Sonreimos y bailamos Brasil la la la la la la la la, agitando las manos en alto y levantando las enaguas. Eso es lo que qel crédito nos da, nos regala, o eso nos dice. Y nosotros le creemos.Y pensamos que somos tan felices que somos dignos de salir en anuncios de Lacoste. Pero no. No somos tan felices. Ni tan guapos. Ni tan altos. Ni con el cutis tan lisito. Ni tan ecologistas.

El crédito, precisamente por eso, nos condena a la diversión de lo que significa ser falso. Y disfrutar y regodearte en ello. Yeaaaaaaaah.

Ajá.

¿A poco no quieren ser así? (dar click en la imagen para ver más de cerca lo que significa ‘soberbia y verdadera felicidad’)

Anuncios

Responses

  1. El crédito es una cosa diabólica… es más, creo que se menciona en el Apocalipsis.

  2. Cierto, mueve lo peor de nuestras avaricias y egoísmos, pero por otro lado Diego, no es también el crédito una oportunidad de solidaridad? familias, comercios pequeños, empresas que apenas subsisten para generar algunas fuentes de empleo, requieren del apoyo de un organismo más solido (algún banco o del Estado) para poder sobrevivir.

    No por poca cosa los bancos nacen con la Iglesia, por esta necesidad de apoyar a quienes no podían vivir con los medios a su alcance. Luego llegó el capitalismo liberal y volvió locos a los hombres del dinero, pero esa es otra historia.

    • Así es. El crédito es una buena cosa. Sin él sería imposible la subsistencia hoy por hoy. Para el pobre. Para el rico, el crédito es el sustituto de la religión. Para el clasemediero común y corriente el crédito no es más que la simple y llana realidad.

  3. Totalmente así de ligeros deberíamos de ser todos.

  4. Totalmente ha sido de ligeros deberíamos de ser todos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: