Posteado por: Diego I. Rosales | 23 julio 2010

La ausencia de nosotros

Recientemente leí en un blog este artículo. En él, se habla de la incapacidad de las nuevas generaciones para prestar atención a un evento. Como causa de esa falta de atención se señala a la hiperestimulación a la que los cerebros hoy en día están expuestos a través de internet y de la hiperconectividad. En concreto, parece que Twitter y Facebook son los principales protagonistas de que las mentes hoy en día puedan realizar un multitasking verdaderamente inconcebible para las mentes de algunos años atrás.

El artículo, escrito por Santiago Bilinkis, me ha parecido atinadísimo y elocuente. De todo lo que  menciona, creo que es especialmente digo de atención el hecho de la incapacidad de estar completamente presentes en un lugar. Si se dispone de un iPhone o de una Blackberry, por mencionar algunas marcas populares, o de algún otro gadget hiperconectado a redes sociales, es dificlísimo que la persona con la que estamos hablando pueda gozar del 100% de nuestra atención.

¡Qué terrible! ¡Qué tragedia! No podemos hacernos presentes en el lugar en el que estamos y, con ello, abrimos la puerta grande al dualismo antropológico: nuestro cuerpo está -sobre todo porque no le queda de otra- en un sitio mientras que mentalmente estamos navegando y comunicándonos en sitios sumamente lejanos y probablemente inexistentes. Vivimos escindidos y la vida real está siendo trasladada a lo que pasa en el mundo virtual, irreal.

El cuerpo ha perdido la batalla. Esta realidad tan primaria, tan material, tan evidente, tan sensible y tan humana y carnal, ya no significa ningún imperativo para nosotros. Era el cuerpo para el ser humano el primer límite de posibilidades de realización de su libertad. Era el límite de la realidad, que marcaba primariamente quién eras, en qué consistías, cómo eras. Antes, nos identificábamos por el rostro. Ahora, somos un avatar más o menos etéreo, modificable a nuestro antojo y capaz de ser evaluado vertiativamente. Ante el cuerpo no había evalucación alguna: eso es lo que eras y punto. Ahora, en cambio, hay un desfase entre el cuerpo y la imagen, por lo que cabe la falsedad o la verdad entre tu yo real y tu yo virtual.

Es el cuerpo ahora, más bien, un mero y pinche instrumento que nos permite,  claro, hacer algunas cosas como manejar el celular, teclear, hacer click a la cámara para subir la imagen a Facebook, pero nada más. El cuerpo y su relevancia para mi vida poco a poco van perdiendo radicalidad. El amor, tan carnal, ya se practica también de manera virtual y el ligue se realiza a través de un DM o de un Inbox. Incluso los trabajos godinezcos son generalmente en un escritorio y consisten todos en o mismo: mirar, leer y escribir correos electrónicos. Lo que varía es únicamente el contenido de esos correos, pero los trabajos ya no exigen al empleado tener el cuerpo de una manera o de otra. Podemos ir al cine y en lugar de mirar el film, lanzaremos twitts comentando lo que vemos. Claro que eso implica dejar de ver lo que vemos por un tiempo. Cuando vamos a comer helado, lanzamos twitts sobre el sabor del helado y sobre el chiste que ha hecho la chica que nos acompaña. En lugar, claro, de reírme del chiste como Dios manda y de concentrar mi atención en las papilas gustativas, twitteamos. Estamos ausentes en la presencia frente al otro. Y es que nos sentimos más satisfechos, por alguna extraña y macabra razón, cuando encontramos interacción en la pantalla que cuando la tenemos piel con piel.

En unos años miraremos twitter a mitad del coito, para ver qué ha pasado en el mundo que realmente nos satisface.

Anuncios

Responses

  1. Cuánta verdad.. totalmente de acuerdo y cómo hacer para educarnos, lo considero un vicio.. que parece ser necesario.

    • Julay! No sabia que eras bloguera. Sí, tienes toda la razón: puede llegar a considerarse un vicio.

  2. Un mero y pinche instrumento… No puedo estar más de acuerdo contigo. Quisiera abundar, pero el tiempo apremia (tengo que lanzar un twitt con tu entrada). La idea de lanzar un mensaje en medio del coito es sólo el reflejo de lo mal que los hombres se encuentran, creo que una mujer prefiere un buen polvo y que mande los twitts que quiera; si lo pusiera en una balanza, creo que es mejor eso que ser eyaculador precoz. Pero, bien sabes que en gustos se rompen madres, y eso no lo vamos a cambiar ni tú, ni yo.

    Nunca he sido un entusiasta del exceso de comunicación, las redes sociales son un exceso de comunicación – presencial o no presencial, no importa -: dejar una bola de fotos o mensajes o fotos y mensajes, exceso. Por lo demás, creo que el vacío del mundo merece ser llenado con datos idiotas, por medio de tecnologías. Un poco así, creo, nos comunicamos con ortos siglos, no sé tú pero cuando leo a F. Pessoa, me desconecto de este mundo y el cuerpo sí que se convierte en un mero y pinche instrumento: ojos, manos, cerebro, ese sí es un pinche, un meo instrumental que sirve como un medio y está bien

    Pero no me salgo de tu tema y de lo que quieres decir. Mira nada más usamos este medio para comunicarnos y prefiero saber qué piensas a no saberlo, lo demás, lo demás es para la masa y que le venga bien. Te mando un abrazo… virtual.

  3. Muy bien, tocayo. Ademas, estas madres estan provocando problemas entre hijos pequenos cuyos padres son nuevos en la paternidad y en las BB o en los iPhones y Fb y twitter y todo eso. Provoca estres. Provoca refugios. Provoca distancia. Carajo, los medios masivos acabaron por mediatizar a las personas en gente y a esta en masa y… Mierda.

  4. Jajajaja, está de huevos tu artículo, nomás ahora por favor no dejes de twittear por que en el universo twittereano es raro encontrar gente que comparta ideas y pensamientos interesante e inteligentes con los cuales poder escaparse unos minutitos de la triste realidad en que estamos! ya vez! es un gran círculo perverso y vicioso!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: