La segunda vez

Ésta es la segunda vez que cambio la apariencia de mi blog. No sé por qué, pero pienso que un blog debe renovar su imagen constantemente. Es como un antro o algo así. O mejor, es como una iguana, que constantemente necesita cambiar de piel.
Y es que es como si cambiar de piel lo cambiara a uno. Igual que esas veces. que estamos atorados en el periférico, al calor del asfalto y deseamos estar en otro lugar. Cambiar la piel es como cambiar de lugar. Y cambiar de lugar es ser otro. Bueno, no precisamnete ser otro, pero sería genial si así fuera. Y además sería una gran frase para unescrito. Pero no, no lo escribiré y no utilizaré esas palabras para no decir nada. Como ahora, que lo único que me importa o me interesa, no sé cuál de las dos, es que no reciban este cambio de mi blog como un golpe. Bueno, no como un golpe, pero al menos como algo inesperado. Aunque sé que eso no lo puedo evitar -no me interesa evitarlo- dije que quería evitarlo.
Lo dije pero no me interesa. No en absoluto
…mmm. Mejor lo cambio. Ya no quiero ese ‘no en absoluto’. Prefiero un ‘no en las rocas’. Un ‘no’ fresco, como para un día caliente. Un ‘no’ para esos días de tráfico sobre el calor del asfalto. Un ‘no’ en las rocas para mí, que mi auto no tiene aire acondicionado.
Así que este es mi nuevo blog. Mi viejo blog pero modificado, lo que viene a ser un nuevo blog.
Azul, porque el cielo es azul, porque la tristeza es azul, porque el pájaro de Darío es azul y porque la flor de Novalis y el jinete de Kandinsky son azules, porque los shorts de las chivas son azules y porque el color de Klein es azul. Porque el azul comienza con ‘a’ y sigue con la ‘z’, porque el agua se ve azul de lejitos y porque quiero que sea azul.
Y lo mejor, amigos (oh sí!), es que pueden ver los videos de la barra de aquí abajo sin abrir una ventana nueva. Gracias Dios por Google y la tecnología, carajo!
(Si colocan el cursor encima del video sin darle click, verán el título de tal y así podrán decidir si lo abren o no)
Anuncios