En la vida

hay que hacer muchas cosas con cuidado. Sobre todo por tres razones:

a) La ley de gravedad.
b) La impenetrabilidad de los cuerpos.
c) La posible combinación de a) y de b).

Anuncios

No hay derecho.

Trabajamos, sudamos, nos desgastamos, perdemos el tiempo, nos cansamos, sufrimos, amamos, soportamos ciertas cosas que no deberíamos, estudiamos, tratamos de ser cultos, aprendemos lenguas: vivas y muertas, nos esforzamos, sufrimos dolores de espalda. Solamente para tener el pleno derecho de hacer chistosadas.

Para que un Imbécil las haga sin habérselo ganado:

Y luego el mundo lo admire y lo obsequie con el aplauso…

Thinking Blogger Award

Hace unos días, Tras el muro de Planck otrogó a este blog el ansiado y esperado premio: The Thinking Blogger Award. Debo agradecer a TMP por haber fijádose en esta humilde bitácora y haré lo propio. Me pronunicaré en favor de 5 blogs que generen actividad eléctrica en mi cerebro e inciten a mi espíritu a escalar, con nuevos bríos, altas cumbres en el ámbito del sapere.

He decidido comprender por la palabra ‘thinking’ no solamente el razonamiento sino la comprensión en general. Bajo ‘comprensión’ caben todas las actividades del espíritu que tengan sus queveres con lo que exalta lo humano: el pensamiento, la creatividad, la reflexión propiamente dicha, la risa, el regocijo y, por supuesto y sobre todas las cosas, la candidez.

Los ganadores son:

Por su cultura literaria excepcional y su sinceridad al escribir (reflejada, p.ej. en su manera de dirigirse directamente a sus lectores), que tanto enseñan a la blogósfera y tanto aportan a nuestro querido mundo virtual.

Por sus amplias disquisiciones merecedoras de una lectura prolongada. Su estilo y su propuesta han contribuido de manera amplia en el ámbito de la reflexión filosófica y la aplicación de ésta a la vida cotidiana. Y también porque ahora nos maneja el secreto.

Por su visión estética de la vida que no pierde en ningún momento, por la destacada selección de fotografías de mujeres hermosas y por el nombre que lleva, que es bastante cándido.

Por sus contribuciones a la difusión de la cultura católica y literaria, por las traducciones de Chesterton que nos ha entregado y por el amplio rating que ha conseguido en tan poco tiempo. Y por ser de Sudamérica.

Por sus intentos fallidos en la incursión filosófica, pero por sus reconocidos logros en el ámbito… en el ámbito… Bueno, por ser un buen blog que me incita a pensar gracias a sus logros culturales y literariamente estéticos pero sobre todo, por aquello que le da sentido a todo lo demás: por la gran candidez de su autor.
Por sus grandes y chistosas ironías sobra la filosofía, la literatura y la plástica. También porque lo que dice en ‘About me’ está bien chido.

Mención Honorífica:

Sé que esto no se acostumbraba (igual que tampoco el 5′), pero no sólo nuestro buen corazón sino el pretendido buen juicio del comité de selección, ha pensado que dejar fuera a algunos blogs por la cantidad numérica de premios es algo no solamente mediocre sino también algo estúpido y poco cándido -razón instrumental-. Así que procedemos.

*Desde el otro lado

Por la gran capacidad de su autor para despertar polémicas, intencionadamente, y por hacerles creer a varios blogueros algo que está bastante fuera de la realidad: que el autor de ese blog está hablando en serio. Pero también por su candidez y por la calidad creativa de sus posts.

Ahora, los que han sido mencionados aquí, han de hacer lo siguiente:

1.- Si, y sólo si, alguien te da el premio escribe un post con los 5 blogs que te hacen pensar.
2.- Enlaza el post original para que la gente pueda encontrar el origen del premio.
3.- Opcional, enseña el botón del premio enlazando el post que has escrito dando un premio.

Nota: no he querido premiar a blogs que ya han sido galardonados, que igual merecerían estar aquí por la simple razón de que creo en la justicia social y en el no-apabullamiento de unos sobre otros. Por eso no les doy el premio.

Incertidumbre. O de las cosas que son placenteras, o podrían serlo y que todavía no sé si me gustan o podrían gustarme.

O sea que si algo sale aquí es porque puede ser, desde un punto de vista, algo capaz de dar sentido a nuestras vidas -a mi vida- y, desde otro punto de vista, cierto punto de vista, algo completamente vomitivo.

1. Salir a correr en la mañana

2. Cicerón

3. La música clásica

4. La filosofía francesa

5. La michelada

6. La Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM

7. Escuchar/ver/leer noticias

8. Las colecciones

9. El tabardillo

10. La era industrial

11. Facebook/Hi5/MySpace/etc…

12. La piña en los tacos al pastor

Elecciones, no gubernamentales

Esta mañana fui al banco con la intención de abrir una nueva cuenta. Abrí lo que los banqueros llaman ‘Cuenta de inversión a plazo fijo’. Se supone que no me cobra nada y me da intereses desde 1000 pesos (intereses minpúsculos de menos del 2% anual), pero no puedo disponer de mi dinero sino cada que se cumpla un plazo fijado por mí. No puedo retirar del cajero ni tengo una de esas tarjetitas que te permiten ‘firmar’, como dicen las amigas fresas de mi novia en lugar de pagar con dinero real. Mi intención es ahorrar un poco porque después de un año de actividad laboral, me di cuenta de que no ahorré NI ESTO.

No es que quiera ahorrar por ahorrar, me he podido comprar algunos bienes materiales que lo único que han provocado en mi pequeño corazón es sufrimiento y temor a perder o dañar esos bienes materiales. Aún asi, quiero tener mis centavitos, ustedes saben, para eso del patrimonio.

Lo que sucedió en el banco fue una experiencia bien chistosa porque me di cuenta que la tipita que me atendió y abrió mi cuenta, estaba solamente haciendo su trabajo. Entonces me pregunté: ¿Qué demonios es mi trabajo? ¿Qué tiene que ver mi trabajo con el de esa tipa rellenita, algo fea pero bonachona? Su trabajo consiste en atender a algunas personas, firmar unos papeles y abrir cuentas de banco, para que así el banco gane más dinero y pueda atender a más personas. Mi trabajo consiste en pararme frente a un grupo de personas, explicarles algunas cosas que no entiendo ni entienden muy bien y evaluar que hayan conseguido pensar un poco.

Pero no me refiero tanto a la activad práctica del trabajo sino a las perspectivas de vida: yo elegí ser filósofo. Sí, yo lo elegí, aunque no sabía qué era eso o en qué consistía. Yo elegí ser filósofo porque pensaba que iba a hacer lo que yo quisiera. Pensé que mi elección era una respuesta frente a una disyuntiva que la vida me presentaba: a) la seguridad y la alegría ignorante de un trabajo fácil y seguro, con una remuneración pequeña pero periódica y que a largo plazo iría aumentando hasta ser un magnate ¿?, corrección: que a largo plazo sólo iría dando seguridad a mi vejez, pero que en definitiva viviría escalivizado a la empresa y con la tranquilidad del que su trabajo es fácil y seguro o b) la vida libre del filósofo que tiene que hacer varias cosas para poder ganar dinero y luego gastarlo en libros y luego dar clases y luego leer y luego escribir y luego leer y luego viajar a algún congreso y luego leer y luego dar clases y luego casarse y luego trabajar más para vivir mejor, y luego trabajar en cosas que no son filosofía ya no para vivir mejor sino sólo para vivir sin adjetivos y luego leer y luego escribir y luego volver a la filosofía y luego sufrir un poco, pero al final ser feliz y poder sonreirme de oreja a oreja porque hice lo que quise.

Elegí la segunda opción. Y tengo miedo.