Thinking Blogger Award

Hace unos días, Tras el muro de Planck otrogó a este blog el ansiado y esperado premio: The Thinking Blogger Award. Debo agradecer a TMP por haber fijádose en esta humilde bitácora y haré lo propio. Me pronunicaré en favor de 5 blogs que generen actividad eléctrica en mi cerebro e inciten a mi espíritu a escalar, con nuevos bríos, altas cumbres en el ámbito del sapere.

He decidido comprender por la palabra ‘thinking’ no solamente el razonamiento sino la comprensión en general. Bajo ‘comprensión’ caben todas las actividades del espíritu que tengan sus queveres con lo que exalta lo humano: el pensamiento, la creatividad, la reflexión propiamente dicha, la risa, el regocijo y, por supuesto y sobre todas las cosas, la candidez.

Los ganadores son:

Por su cultura literaria excepcional y su sinceridad al escribir (reflejada, p.ej. en su manera de dirigirse directamente a sus lectores), que tanto enseñan a la blogósfera y tanto aportan a nuestro querido mundo virtual.

Por sus amplias disquisiciones merecedoras de una lectura prolongada. Su estilo y su propuesta han contribuido de manera amplia en el ámbito de la reflexión filosófica y la aplicación de ésta a la vida cotidiana. Y también porque ahora nos maneja el secreto.

Por su visión estética de la vida que no pierde en ningún momento, por la destacada selección de fotografías de mujeres hermosas y por el nombre que lleva, que es bastante cándido.

Por sus contribuciones a la difusión de la cultura católica y literaria, por las traducciones de Chesterton que nos ha entregado y por el amplio rating que ha conseguido en tan poco tiempo. Y por ser de Sudamérica.

Por sus intentos fallidos en la incursión filosófica, pero por sus reconocidos logros en el ámbito… en el ámbito… Bueno, por ser un buen blog que me incita a pensar gracias a sus logros culturales y literariamente estéticos pero sobre todo, por aquello que le da sentido a todo lo demás: por la gran candidez de su autor.
Por sus grandes y chistosas ironías sobra la filosofía, la literatura y la plástica. También porque lo que dice en ‘About me’ está bien chido.

Mención Honorífica:

Sé que esto no se acostumbraba (igual que tampoco el 5′), pero no sólo nuestro buen corazón sino el pretendido buen juicio del comité de selección, ha pensado que dejar fuera a algunos blogs por la cantidad numérica de premios es algo no solamente mediocre sino también algo estúpido y poco cándido -razón instrumental-. Así que procedemos.

*Desde el otro lado

Por la gran capacidad de su autor para despertar polémicas, intencionadamente, y por hacerles creer a varios blogueros algo que está bastante fuera de la realidad: que el autor de ese blog está hablando en serio. Pero también por su candidez y por la calidad creativa de sus posts.

Ahora, los que han sido mencionados aquí, han de hacer lo siguiente:

1.- Si, y sólo si, alguien te da el premio escribe un post con los 5 blogs que te hacen pensar.
2.- Enlaza el post original para que la gente pueda encontrar el origen del premio.
3.- Opcional, enseña el botón del premio enlazando el post que has escrito dando un premio.

Nota: no he querido premiar a blogs que ya han sido galardonados, que igual merecerían estar aquí por la simple razón de que creo en la justicia social y en el no-apabullamiento de unos sobre otros. Por eso no les doy el premio.
Anuncios

¿Dónde está el detalle?

No haré caso omiso de lo que me ha dicho Khristo.

He querido escribir y ahora que me siento frente al tablero debo pensar sobre qué quiero escribir. Esto no debe ser difícil, en teoría. Aunque en la práctica parece que sí es dificil. Los que saben escribir dicen que es fácil, que solo tienes que pensar en cualquier cosa de la vida cotidiana y bam!, ahí tendrás un excelente tema para un escrito. Pero eso es sólo lo que dicen. La verdad la verdad también les cuesta un chingo de trabajo. Pero no les importa, porque eso es lo que quieren, y dicen que son ahora grandes escritores porque soportaron grandes dolores frente al papel o la máquina o la computadora. Que ahora son grandes porque se despertaban a las seis de la mañana y escribían durante tres horas seguidas antes de desayunar. Eso lo escuché en una entrevista a García Márquez, pero eso no importa ahora, porque hablo de lo bueno en general, no de lo bueno en particular, y eso implica no poner ejemplos. Pero ese dolor del escritor es igual al niño a quien no le importa el dolor de cabeza posterior al berrinche, con tal de conseguir su Gansito. O su golosina, para hablar en general. Una golosina es lo que quiere. Igual que no les importa a mis alumnos el dolor que sienten en sus cuerpos cuando van al gimnasio, con tal de aumentar el volumen de sus biceps. Mujeres y admiración es lo que quieren.

Todo eso está bien. Pero no podemos negar el sufrimiento y el dolor que todos vivimos alguna vez en algún ligero momento de nuestras vidas cuando queremos inflamar nuestros pechos de orgullo y vivir la serenidad exultante de una meta lograda. Ay, las ilusiones. Sí, little things that make us move our asses.

Y por ahí vamos por la vida, dando brinquitos como un gordo saltarín ridículo que cree que la vida consiste en la búsqueda y el cumplimiento de ciertas metas. La verdad, admitámoslo, es que la vida cansa, la vida harta. Nos cansa mantener las amistades, nos cansa lograr lo que queremos, nos cansa descansar, porque ya queremos hacer algo para cansarnos y luego descansar. Descansar cuando seamos viejos, nos duela la espalda y lo único que tengamos sean unas hijas que nos cuiden y nos den de comer.

Pero en ese momento tal vez tengamos todo, y lo hayamos conseguido todo. Porque vivir exhaustos es lo único que a gritos nos pide la pinche grandiosa vida, y si tenemos alguien que nos cuide en la vejez es porque lo hicimos bien. Todo bien. Que implica también algo mal, mucho mal, pero eso significa todo bien. Creo. Y ahí está el detalle. Porque aunque la vida canse, para eso está: para que la vivamos exhaustos.

Imagen: Neoz Day Bed, diseñada por Philippe Starck hace aprox. unos diez años.