Me compré

una loción Lacoste, pensando que participaría de la felicidad, frescura y ligereza del güey que sale en el comercial.
Pero fui defraudado.

Solamente conseguí un buen olor.

Anuncios