Mal gusto

Es muy sencillo deshacernos del tabardillo transformándolo en ira.
Aunque eso no nos garantice plena inserción en la sociedad. Eso no importa.

El inconveniente es que es de mal gusto.

Anuncios