Crowd

Robert B. Marks apunta:

“Puede sorprender que la práctica totalidad de los trescientos ciencuenta millones de personas que vivían en 1400 pertenecieran a un puñado de civilizaciones que ocupaban una proporción muy pequeña de la superficie de la Tierra, pero más sorprendente aún es el hecho de que eso mismo sea todavía cierto: el setenta por ciento de los seis mil millones de habitantes en el mundo viven en aquellos mismos once millones de kilómetros cuadrados.”

Los orígenes del mundo moderno, Editorial Crítica, Barcelona, 2007, p.42.

Y, bueno, eso es cierto en la medida en que estamos ciegos. Me refiero a que es cierto que eso sorprende siempre y cuando no veamos la imbecilidad humana para repartirnos mejor sobre la Tierra.


Anuncios

Turista

Liberia es uno de esos paises que solamente se conocen gracias al Turista Mundial. Exactamente por la misma razón y el mismo vehículo de comunicación lúdica, existen dos raros prejuicios en la conciencia colectiva: a) Oceanía es un lugar en el cual solamente se puede vacacionar, con un canguro al lado y b) el mexicano piensa que por el sólo hecho de ser mexicano (o de pasar por México) te darán dinero.

Sin embargo, he aquí una de las consecuencias más importantes de tan afamado juego. En verdad ha influido de manera tan fuerte, que hemos construido -hablo de la humanidad entera- el mundo como si funcionáramos con las mismas reglas del juego: Inglaterra y su moneda son los más caros del juego.